¿A quién te pareces más, a Heidi o a Adelaida?

La lección más valiosa la aprendiste en la tele de pequeña y te la contó Heidi

Estoy volviendo a ver mi serie favorita de todos los tiempos: Heidi.

No sé si recuerdas cómo iba la cosa, pero, por si no la has visto o ya la has olvidado, te hago un resumen. Heidi llega a los Alpes con 5 años, su tía la deja en la cabaña de su abuelo (al que no conocía hasta entonces) porque no puede ocuparse de ella. Heidi se adapta enseguida y pasa un tiempo absolutamente feliz con su abuelo, las cabras, los prados y su amigo Pedro y demás personajes. Muy feliz. Hasta que un buen día su tía viene a buscarla porque le ha encontrado una casa en Frankfurt donde va a ser la compañera de juego y estudios de una niña rica que es parapléjica y vive encerrada bajo una disciplina y unas rutinas muy intensas.

¿Te haría falta un libro de instrucciones para tu vida y tu empresa?

Escribir cambiará tu vida - Mi Diario - Oye Deb

A veces pienso que molaría mucho ir por la vida teniendo algo como los folletos de instrucciones de los muebles del IKEA. Que tienes una duda, miras el manual. Que no sabes hacia dónde tirar, miras el manual. Que no te encuentras del todo fina y no sabes por qué, miras el manual. Todo con un manual de instrucciones que llevase tu nombre en la portada y que estuviera especialmente diseñado para ti y nunca jamás se equivocase en ninguna situación. Molaría.

Vida de una pequeña empresa, a tres bandas: el crecimiento

vida de una pequeña empresa ideación

Esta sección nace del deseo de colaboración de tres mujeres (Oye Deb, Superyuppies y Mamá Quiero Ser Blogger) que tienen una misión en la vida: ayudarte a alcanzar tu sueño de trabajar para ti.

Esta semana queremos hablar del siguiente paso en la vida de una pequeña empresa, después de haber visto la ideación y el lanzamiento nos enfrentamos a la fase de crecimiento. Ya está en marcha, ahora hay que hacer que se mantenga. ¿Qué hay que tener en cuenta en esta etapa?

Y tú, ¿lees autoayuda en público?

autoayuda para emprendedoras

De un tiempo a esta parte cuando alguien a quien no conozco me pregunta a qué me dedico, le digo, para resumir mucho y muy rápido, que escribo autoayuda para emprendedoras. Claro que me parece que es minimizar lo que hago, pero pienso que es algo que todo el mundo va a entender a la primera así que simplemente lo he adoptado como frase recurrente.

Sin embargo, sé que la palabra autoayuda está estigmatizada y manchada por la deshonra, pese a ser uno de los géneros más vendidos en las librerías españolas (si no el que más).

Así que me he parado a pensar, ¿cuál es el problema de la autoayuda? ¿por qué la repudiamos en público y la amamos en privado? ¿cómo podemos pronunciar la palabra autoayuda sin que a la gente se le pongan los pelos como escarpias o empiecen a oler a chamusquina?

Si quieres vivir agobiada, haz multitasking

multitask

A veces creemos que podemos con todo y que el mito de la superwoman que está guapísima, lleva su casa al día, una empresa que funciona, una familia estupenda a cuestas y una vida social de lujo se ha hecho realidad en nuestras carnes, pero lamentablemente no suele ser verdad. Ni falta que nos hace.

Lo intentamos, pero no llegamos a todo. Lo intentamos muy fuerte haciendo un millón de cosas a la vez y teniendo la cabeza en todas partes mientras tratamos de tenerla donde toca en el momento, pero no nos sentimos satisfechas. Siempre parece que tendríamos que estar esforzándonos más.