Tres mentiras gordas en la relación empresa-cliente

Hoy quiero desmentir -desde mi punto de vista y desde la forma en la que entiendo el marketing y la relación de compra/venta- tres frases que seguramente habrás escuchado cientos de veces y que probablemente incluso te habrás creído (yo me las creí también, no hay nada de malo en reconocerlo), pero que, miradas de cerca, ni a mí ni a mi empresa nos sirven de nada.
A ver si estás de acuerdo.

Y tú, ¿lees autoayuda en público?

De un tiempo a esta parte cuando alguien a quien no conozco me pregunta a qué me dedico, le digo, para resumir mucho y muy rápido, que escribo autoayuda para emprendedoras. Claro que me parece que es minimizar lo que hago, pero pienso que es algo que todo el mundo va a entender a la primera así que simplemente lo he adoptado como frase recurrente. Sin embargo, sé que la palabra autoayuda está estigmatizada y manchada por la deshonra, pese a ser uno de los géneros más vendidos en las librerías españolas (si no el que más).

Si quieres vivir agobiada, haz multitasking

A veces creemos que podemos con todo y que el mito de la superwoman que está guapísima, lleva su casa al día, una empresa que funciona, una familia estupenda a cuestas y una vida social de lujo se ha hecho realidad en nuestras carnes, pero lamentablemente no suele ser verdad. Ni falta que nos hace.