trampas

La importancia de ser vaga

El tiempo que no empleamos en trabajar no es tiempo perdido: es tiempo para recargar las energías, aliviar la angustia y olvidar nuestras exigencias. Nos evita caer enfermas y nos permite rendir mejor cuando volvemos al trabajo. ¿Podemos ser más vagas, por favor?