vida interior

Vida Interior 2: Calma esa mente de mona loca

Hay una diferencia abismal entre decirte a ti misma “Deberías meditar, te sentará genial, todo el mundo habla maravillas de la meditación y tendrías que probarlo…” y decirte a ti misma, con toda la certeza, “Quiero meditar, deseo meditar, necesito meditar y estoy totalmente dispuesta a meditar”.