DebTV con Caterina Pérez: emprender sin prisas

A Caterina Pérez la conozco desde los principios de mi historia empresarial, hace muuuchos muchos años :)

Más allá de su dulzura y del cariño que se nota que pone a cada cosa que hace (y en ella no es un cliché sino toda la verdad del asunto), a mí siempre me ha fascinado la forma que tiene de avanzar a pasitos pequeños, sin hacer ruido, un poquitín más cada día. Sin grandes maniobras y sin querer llamar la atención, conjugando una rica vida familiar con el alzamiento de una marca que no ha vivido nunca por encima de sus posibilidades.

Poco a poco, y como se suele decir, con paso lento pero seguro, contrató una ayudante con la costura, y más adelante, fichó a su hermana para llevarle los números, los planes y las previsiones. Dejó de vender en tiendas para vender solo online (¿locura?, ¡claramente no!), se fue a trabajar fuera de casa para luego volver a casa y para finalmente volver a salir (¿qué problema habrá en probar las cosas y encontrar el momento para cada una?) y logró encontrar su hueco tanto en nuestras manos o en nuestras espaldas o colgada de nuestros hombros, como en nuestros corazones. Porque Caterina es mucha Caterina, aunque ella haga como que no.

Así que si necesitas un poco de sosiego y seny (no tiene traducción al castellano pero sería algo así como cordura o sensatez) para el día de hoy, ¡dale al play y toma nota!

 

Un abrazo,

emprender sin prisas

 

 

Los comentarios están cerrados.