DebsApp.17 / Tú no eres tu empresa

Tú no eres tus pensamientos, no eres tu aspecto exterior, no eres los amigos que tienes, no eres el dinero que tienes en el banco, no eres tus emociones y, por supuesto, no eres tu trabajo. Eres un poquitín de todas esas cosas y un millón de cosas más.

Y esto que parece tan obvio, a las emprendedoras muchas veces se nos olvida. Porque convertimos a nuestra empresa en nuestro yo. Ese yo público con el que cualquiera puede interactuar y del que cualquiera puede opinar. Ese yo que tiene que estar siempre bien y tener mucho éxito. Ese yo brillante y luminoso al que todo el mundo admira.

Y cuando las cosas no van bien, o llegan críticas, o se toma una decisión difícil, o no se vende suficiente, o no hay demasiada interacción con el público, o lo que sea que suceda (siempre va a suceder algo no tan luminoso), lo convertimos en un defecto propio y eso que debería ser neutro se convierte en personal: yo no lo estoy haciendo bien, me están criticando a mí, me estoy equivocando, no vendo, me ignoran.

Y claro que es personal, porque tu empresa eres tú, pero no eres toda tú. Es una pequeña, minúscula, microscópica parte de ti. Por más que sea el centro de tu vida y te apasione locamente. Es una pequeña, minúscula, microscópica parte de ti, pero, ¿cómo separarte un poco sin perder la ilusión, las ganas y la personalidad por el camino?

 

DebsApp.17 Tú no eres tu empresa

………………………………………………………………………………………………….
♥ También puedes escucharlo y suscribirte para no perderte ningún episodio (¡y valorarlo, que ayuda mucho!) en:

 

Y si tienes ganas de participar y dejar tu visión, cuéntame cómo haces tú para quitar esa presión de encima y poner distancia entre tú y trabajo. O lo que quieras, vamos. Incluso críticas. Como cuento en el DebsApp, los comentarios están abiertos para que te expreses libremente y ya veré yo lo que respondo o no y cómo :)

Un abrazo,

 

 

 

Los comentarios están cerrados.