Me llamo Deb.

En 2012 empecé Oye Deb, donde creo formación online para personas despiertas que quieren ser más ricas por dentro y por fuera sin seguir instrucciones de nadie. ¿Te gustaría ser tu propia gurú?

Me paso de WordPress a Kajabi (y tú también deberías)

Mi primer proyecto online fue un blog que empecé en 2008. Lo hice yo sola con Blogspot, aprendiendo algo de html básico para poder personalizarlo y darle un toque interesante. 

Cuando, en 2012, fui a construir Oye Deb, contraté a alguien para hacerme una web en WordPress, que parecía ser la única opción seria en aquellos momentos. 

Desde el principio la web funcionó mal, y año tras año, programador tras programador, fuimos haciendo parches y arreglando lo que daba problemas mientras desarreglábamos lo que estaba bien. Un desastre constante. 

La web era la única parte (junto con la gestoría) que no podía asumir yo sola, por desconocimiento, y siempre fue mi principal dolor de cabeza por cientos de motivos. En 2020 teníamos programado un gran cambio, no solo de diseño, sino que íbamos a construirla de cero, para que funcionara de una vez por todas. Eso dijo el programador que haríamos. No lo hizo. Dos años después y tras haber pasado prácticamente un año sin poder siquiera vender, esperando a que todo se arreglase (ilusa, ya), terminamos teniendo una web que es un desastre inoperable. 

Así que llegamos al enésimo programador con el que íbamos, ahora, en otoño de 2022, a rehacer, de nuevo, de absoluto cero, la página de la empresa. Y yo ya estoy que no puedo más y que cada vez que oigo la palabra web me quiero tirar por un puente. Que me he gastado tantos miles y miles de euros en plugins, cambios, arreglos, hostings y demás a lo largo de estos años que hasta me da vergüenza pensarlo. 

Y entonces me quedo sola dos semanas en casa.

Y me pongo a trabajar en un nuevo proyecto para el que voy a necesitar alguna funcionalidad especial. Y me pongo a investigar por todas partes una forma de hacerlo sencillo. Encuentro algunas cosas que servirían, combinando esto de aquí y esto de allá, pero todo me da dolor de barriga porque me veo otra vez haciendo malabarismos con los plugins y las conexiones entre sistemas y, honestamente, decir que ODIO todo esto es quedarse corto. 

Hasta que me topo con un viejo conocido, Kajabi, que después de años en el mercado, ha mejorado muchas de sus funcionalidades y posibilidades. Y se me hace la luz. Una luz que me quita cientos de kilos de pesos de encima. 

Kajabi es una herramienta (de las conocidas como all-in-one, todo en uno) en la que tienes en el mismo sitio:

  • La posibilidad de hacerte la web tú solita muy fácil, cero programación, todo con bloques que vas personalizando (y sin pagar hosting, solo tu dominio si quieres y, si no, te dan el suyo).
  • La posibilidad de montar tu escuela o entregar tus materiales de coaching o similar.
  • La posibilidad de crear una comunidad de debate y conversación (gratis o de pago).
  • La posibilidad de enviar tus correos, tanto automatizados como puntuales (newsletters o similar) con un sistema robusto y flexible.
  • La posibilidad de alojar y distribuir tu podcast.
  • La posibilidad de crear un podcast privado, solo para suscriptores (gratis o de pago)
  • La posibilidad de alojar tus materiales pesados, vídeos o audios, sin recurrir a terceras partes.
  • La posibilidad de… en fin, de ser feliz y estar tranquila sin tener que pagar a nadie para que te monte un WordPress ni estar pendiente de todas las actualizaciones y el mantenimiento, ni los problemas de servidores, ni pagar cientos de plugins específicos, ni tener que entrar en diecisiete sitios distintos para poder vender un curso online o dar unas sesiones de mentoring o coaching o lo que sea. 

Todo esto, en Kajabi, me sale más barato cada mes de lo que estoy pagando ahora SOLAMENTE por el sistema de enviar correos. Imagínate. Ahorraré, literalmente, miles de euros al año. Parece una locura, pero es así. Y no solo el precio, sino la tranquilidad. La sencillez. El alivio. 

Vamos a desglosar los gastos mínimos de lanzar un proyecto con venta de formación o coaching. 

  • Hosting + dominio, 60€ + 12€ cada año como mínimo. En mi caso, pagábamos mucho más de hosting porque si no siempre se caía todo. 
  • Creación de imagen de marca, diseño web y programación: pon unos 3.000€ como mínimo (sin contar cosas como redacción de avisos legales, sesiones de fotos y encargo de copy para los textos, que serían opcionales). Ya te digo que yo para la web tenía presupuestado mucho más, dado que había que hacer un trabajo muy específico. Luego queda atenta a todo lo que tendrás que ir pagando para el mantenimiento y la resolución de conflictos técnicos, que saldrán sin lugar a dudas. 
  • Compra de plugins específicos para vender en tu web, proteger contenido o crear zona de miembros, crear capacidades de marketing, de maquetación… No lo quiero ni calcular. Nosotros, por lo bajo, teníamos Woocommerce con sus añadidos (mínimo 400€ al año), LearnDash (otros 200€), DeadlineFunnel (unos 700€ al año), ElementorPro y otro montón de cosas supuestamente necesarias (sumadas, no sé… otros 600€ ?) 
  •  Sistema de envío de correo para email marketing (newsletters y secuencias de venta automatizadas para hacerte la vida más sencilla): hay de varios precios y capacidad, pero echamos unos 200€ al mes. 
  • Hosting para el podcast, unos 12-15€ al mes. 
  • No quiero seguir porque me están dando retortijones…

 

¿Qué voy a pagar a partir de ahora cuando traspase toda mi web, mis cursos, mi blog y mi todo a Kajabi y pueda por fin mandar a tomar viento todo esto de aquí atrás?

La cuota de Kajabi, que la que yo tengo es de 159$ al mes, los dominios y la cuota de Google (donde tenemos los correos, el Drive con las cosas de la empresa y demás). 

O sea, que como te decía, por lo mismo que me costaba SOLO mandar los correos tengo todo lo que necesito. Chica. No hay color. 

Como digo, hace años que conocía este sistema, pero lo miraba un poco de lejos porque no permitía personalizar todo el contenido como ahora (y yo en tema de diseño soy muy tiquismiquis), y tampoco incluía lo del podcast (lo que es un punto para mi proyecto nuevo) ni algunas otras cosas que han ido añadiendo con el tiempo. También me pasaba que me sabía mal “perder” todo lo que ya había construido. porque, claro, con tanta inversión y sufrimiento no voy a tirarlo ahora por la borda. Menuda tontería, agarrarte a lo que ya está hecho en vez de soltar y ser libre y autónoma (y además gastar menos). 

 

Como estoy tan requetecontenta he decidido ser afiliada de Kajabi, lo que significa que si tú vas de mi parte y te haces una cuenta de pago me dan una comisión. No sé si me conoces pero espero que sepas que me cuesta mucho recomendar cosas y no lo hago alegremente. 

Si el día que te des de alta lo haces a través de alguno de mis enlaces  te regalaré Mi Primer Producto Digital (que si estás empezando en esto de vender formación online o empaquetar tu conocimiento te será muy útil) y La Revisión

La única letra pequeña es que si pagas mes a mes en vez de la anualidad completa (que también se puede y sale más barato) te daremos el acceso una vez hayas pagado 3 meses. 

¡Por cierto, que puedes probarlo gratis e ir montando tu web y trasladando tus cosas sin que te cueste nada, hasta que estés lista para hacer el cambio!

En fin, que vayas de mi parte o no, de verdad deseo para ti la misma libertad de acción que he conseguido yo. Porque un proyecto empresarial no es para pasarse el día resolviendo problemas técnicos ni para gastar los beneficios en estructura tecnológica grandiosa. Sencillo, baby, sencillo. 

Un abrazo, 

P.D.: También tenemos esto para ti, en caso de que lo necesites :)

¿Ha estado bien? ¿Quieres recibir (gratis) Las Cartas que escribo en privado?