Me llamo Deb.

Escribo en internet desde 2008. En 2012 creé Oye Deb (un espacio para el desarrollo personal y profesional de mujeres sensibles y despiertas) y la cosa fue muy bien: más de 8.000 alumnas han pasado por nuestros programas desde entonces.

En Las Cartas —que reciben muchos miles de personas— cuento lo que siento, lo que pienso, lo que leo, lo que veo, lo que hago y lo que sé. Sin embargo, no intento que sientas, pienses, leas, veas, hagas o sepas lo mismo que yo. No pretendo ser tu gurú.

Puedes recibirlas gratis y ver qué pasa.
No soy la mayor fan de las redes sociales pero suelo complementar lo que cuento en Las Cartas con algunas publicaciones en Instagram, y también comparto por allí cosas más espontáneas o simplemente las fotos que hago en mi día a día. Si no estás preparada para un compromiso por correo, quizás quieras empezar por allí.
Y aunque Las Cartas quedan para nuestra intimidad (una vez entres podrás leer las anteriores) lo que sí puedes explorar son algunas de las secciones que he ido creando a lo largo de estos años. En Las Trampas analizo los conceptos y las ideas que se usan en el mundo del crecimiento personal y que considero que muchas veces se malentienden. En Vida Interior hablamos de los 9 componentes de una vida rica en un momento en el que la mía propia se tambaleó un poco. En Las Preguntas contesto a algunas cuestiones que me remiten las lectoras. En Las Conversaciones encontrarás diferentes series de entrevistas que he hecho a otras mujeres emprendedoras. En Lecturas encontrarás mis recomendaciones de libros.
Lo que paga mis facturas no es escribir correos ni publicar en Instagram. En Oye Deb llevo unos cuantos años creando formación online en la intersección del crecimiento personal y profesional. ¿Qué hace especiales a nuestros programas?
  • Que no te dan soluciones prefabricadas sino que te ofrecen las herramientas para encontrar tu propio camino para hacer las cosas. Es decir, que aquí la gurú eres siempre tú.
  • Que no te piden que cambies nada de lo que eres o lo que tienes sino que te invitan a descubrirlo (con cariño y respeto) para usarlo siempre a tu favor.
  • Que son tremendamente bonitos, bien diseñados, cuidadosamente pensados y escritos. Que dan gusto, vamos.
Te los presento a continuación  (estarán disponibles muy pronto, si quieres que te avise, deja tu correo en el que te interese) >>

¿Te gustaría dedicarte a algo diferente pero no tienes claro a qué? ¿Crees que tienes talento pero te parece que no lo estás aprovechando? ¿Querrías emprender pero no encuentras una idea de negocio a tu medida?
En El Ideatorio descubrirás la profesión o el proyecto perfecto para ti, uno que te haga rica tanto por dentro como por fuera.

Mi Diario es una experiencia de escritura personal para descubrir quién eres, conectar con tu voz, hacerte más espacio en tu vida, ser capaz de tomar mejores decisiones y convertirte en tu mejor amiga, tu oráculo personal y tu terapeuta de por vida.
Imagínate cómo sería tener un affaire contigo misma.

Si estás a punto de emprender o ya tienes un pequeño negocio y quieres que te funcione como una flecha, entra a La Revisión.
Te convertirá en tu propia mentora, te ayudará a tomar tus propias decisiones, a no perder nunca el foco, a ser naturalmente más productiva y a estar cada día convencida de lo que haces con tu negocio. A tu manera, sin seguir las modas ni las reglas de nadie.

¿Has pensado alguna vez en vender cursos online, libros digitales, membresías, clases...?
En Mi Primer Producto Digital aprenderás a pensar, crear y vender tu propia formación online.
Comprueba lo que significa ganar ingresos “pasivos” desde una perspectiva realista, ética y respetuosa contigo misma, con tu negocio y con tus alumnas.

Me llamo Deborah Marín.

Nací en Barcelona (España) en 1981, en un barrio muy humilde. De todos los hogares que visité allí, el de mis padres era el único con estanterías repletas de libros. Aprendí a leer con dos años y no paré jamás. Luego empecé a escribir. Sobre mí, casi siempre.

Estudié Comunicación Audiovisual y trabajé en tele y cine unos años. Vi que no y que no y que no. Pero me costó mucho decidir qué quería hacer a continuación.

En 2008 creé Dumbo, una marca de ropa y complementos con mi pareja. Luego, con una amiga, un club social para chicas creativas llamado El Club Handmade, y después vinieron los viajes en grupo de Craft and the City. Todo bien, pero tampoco.

Por fin acepté que yo, en realidad, solo quería escribir (y quizás, enseñar). Y en 2012 nació Oye Deb, que sigue en transformación perpetua desde entonces, moviéndose según mis intereses, necesidades y obsesiones. Acompañándome.

¿Querrás acompañarme tú también y recibir Las Cartas?

☆☆☆☆☆
“Estoy suscrita a mil listas pero tu correo es el único que abro y leo con verdaderas ganas”.

☆☆☆☆☆
“No sé cómo lo haces pero parece que me espíes, ¡siempre hablas de lo que me hace falta y describes mejor que yo misma cómo me siento!”

☆☆☆☆☆
“No hay nadie en todo internet que hable de emprender y vivir con tanta franqueza, tanta riqueza y tanta sensibilidad”.

☆☆☆☆☆
“Me haces pensar, hables de lo que hables. Siempre puedo hacer más lecturas, ir más al fondo. O quedarme en la superficie si lo siento así. Siempre hay premio.”

☆☆☆☆☆
“Te admiro de mujer a mujer que te ve ser tú misma y se inspira para permitirse ser ella misma también.”

☆☆☆☆☆
“Leerte es como tener a una mejor amiga que te apoya y te da fuerzas además de una colleja bien dada cuando hace falta”.

☆☆☆☆☆
“Amo a esta Deb que me hace leer tres veces cada párrafo.”

☆☆☆☆☆
“Creo que estás abriendo una nueva era de pensamiento, y aunque muchos van a huir de tu discurso, otros van a entender que hace falta separar la paja del trigo.”